sábado, 18 de diciembre de 2010

Cuando los amigos se han ido sé que mi amor salvador es real

Esta es la historia de un cuerpo y un alma comunes y corrientes que en un punto de su vida se cruzaron de manera extraordinaria, contada por las palabras de una pero con los sentimientos del otro.

Ella,el cuerpo iba por la vida como alguien sin novedad para mí misma, pero todos creían que su vida era divertida, se veía a simple vista, pero las apariencias engañan, y ese era su mejor disfraz. Conoció un día un alma que le pareció interesante pero quizás, por más que lo intentara, su corazón no sabía lo que hacía, para donde iba ni por quién latía.

El cuerpo era más testarudo pero sincero a la vez y por más que sintiera que esa alma que había conocido podría ser la adecuada para su cuerpo, debía saldar cuentas con el pasado, para que éste no apareciera en el presente ni arruinara el futuro.

El tiempo pasó, los ocasos hicieron que se separaran, sin tener certeza de qué sucedería. El alma buscó un nuevo cuerpo y el cuerpo buscó otra alma para complementarse. Nunca supe lo que sintió en ese instante el alma, pero el cuerpo estaba seguro: comprendía, luego de haber sentido cómo aspiraban esa otra alma de sus entrañas, que simplemente se había equivocado de molde y ese espíritu simplemente no concordaba con su carne.

Pasó el tiempo, mucho tiempo pero poco, pocos instantes pero varios, y un día, una noche, el cuerpo y el alma se encontraron, se miraron y ya sentían que algo nuevo podría suceder. En la oscuridad se conectaron, pero solamente sus intuiciones y pensamientos secretos porque nunca se dijeron lo que realmente pasaba por sus mentes.

Meses más tardes se miraron, se abrazaron, y el alma atravesó el cuerpo, posándose en él y desde aquel día, no se han separado nunca más. Dondequiera que el cuerpo vaya, ahí va el alma, con quien quiera que el cuerpo hable, el alma escucha y opina, cuando sea que el cuerpo sea feliz, el alma sonríe al unísono y cuando sea que el cuerpo llore, el alma fusiona sus lágrimas con él.

Esta historia no me la contaron ni me la inventaron, la escribí yo. Y no le pasó al amigo del amigo de mi amigo, me pasó a mí, y me continúa sucediendo.


(Título sacado de "You've got the love" de Florence + the machine)

2 comentarios:

lalo-cura dijo...

Tiene mucho que no andaba por aqui pero ya me puse al corriente con tu blog y me sigues gustando... me encantan tus finales!!! Que gusto leerte y muchas gracias por las porras, afortunadamente, despues de muchas gotitas de sal logré superar mi fracaso amoroso ja.
Leí que andas rezando, a veces lo hacemos por miedo, yo se lo que significa eso y sólo puedo decir que las cosas buenas pasan, afortunadamente las malas tambien. Un beso y gracias otra vez

Fefa :] dijo...

es impresionante lo que me encanta leer esto...