sábado, 14 de julio de 2007

Las penas se van y vuelven a estar ancladas a un mar que suele callar. Tus lágrimas tu devoción, un pez que vence todo su temor para vivir.


La lluvia chocaba contra la ventana y el olor de junio aun permanecía en el aire, aunque se iba lentamente, con trozos de un mayo catatónicamente complejo repleto de salvatajes fugaces que fueron más intensos de lo previsto en el mismo momento. Bastaba con plantear una pregunta y todos sabían donde encontrar la respuesta, donde se hallaba la solución. El cielo estaba turbio, mezclando los tonos negros con los azules oscuros, y las nubes permanecían entorpeciendo el paso del viento. Quizás un paseo improvisado podía ayudar a dejar esas cosas atrás, a planificar con dos segundos de anticipación cuando las situaciones ya comenzaban a colapsar las mentes familiarmente conectadas a causa de la postergación que a veces huele tan bien cuando se trata de dilatar ocasiones que nadie pretende vivir. La radio del auto era fatal...una canción triste tras otra no nos permitía pensar bien y cada intento fallido era una opción menos al momento de llevar a cabo un plan maestro para recuperar su anhelado pasado que tanto deseaba recuperar. Un pasado con un corazón pequeño que latía, que tenía unos ojos hermosos que la primera vez que él los vio sintió que el mundo se derretia a sus pies y que nada sería como antes, liberó ese amor que tan guardado tuvo durante años al ver su preciosa cara casi fabricada de porcelana gracias a los favorecidos genes que poseía. Su tristeza estaba escondida tras esa enorme sonrisa que nunca guardaba, aunque sus ojos eran más elocuentes y mostraban su interior, el enorme agujero que tenía en su alma y el dolor que permanecía secretamente anidado en su corazón. Al escuchar su risa profunda y a ratos aguda sentí como mi vida brillaba, que estábamos tan cerca, que siempre él estaba en mi mente, y que teníamos parentezcos imaginarios tan bien forjados que la ficción muchas veces superaba a la realidad. Su chaleco de rombos me recordaba tantas cosas, irradiaba seguridad, protección, responsabilidad. Si él usara más seguido ese chaleco podría ser rostro de las campañas publicitarias en pro de las compras del día del padre donde corre un niño con cara de ángel a sus brazos a desearle lo mejor a su progenitor, y solo porque su madre le indicó que le diera un abrazo. Esa mirada que suplicaba encontrar a una heroína para que estuviera en su vida hacía que mi mirada no pudiera conectarse a la de él, por un sentimiento de frustración ante el hecho de no poder hacer nada. Esas manos temblorosas que contradecían la tranquilidad que tantas veces juró experimentar, siendo que era la última cosa que había en su vida. Cuando mi mirada se cruza con sus evaporadas lágrimas mil pensamientos llegan a mi mente, intento buscar una capa colorinche y ruego encontrar en mi cabeza algún superpoder misticamente oculto para ser su heroína, quien salve ese día tan amargo que cada día se acercaba más. Tomaría mis guantes con brazaletes metálicos y correría a buscar una misión más posible pero no es lo que un superhéroe hace. Él usaba su superpoder de evasión, convertía la tristeza en una especie de neblina que a ojos de todos lo cubría, y que detenía el tiempo en microsegundos, mientras él estaba escondido tras esa cortina de humo apretaba sus dientes y practicaba una sonrisa para hipnotizar a los desconocidos. Él no quería desperdiciar otro minuto estancado en las sombras de sus errores, que por cierto, muchas veces fueron sobreestimados y a causa de su ingenuidad, él mismo se autoconvencía de que eran tremendamente profundos. Él luchaba por una causa justa y era evidente que si perdía el gran juicio de su vida ya nada sería como alguna vez soñó. Quisiera que su pasado, presente y futuro fueran mi milagro de invierno también, que me perteneciera por un segundo, un segundo prestado y con devolución si es necesario, lo diré en mi tono más alto, en mi tono más grave y agudo a la vez, cuando la verdad es que...me encanta que lo comparta conmigo. Una señal de alerta llegó a su vida, puede que esté cansado pero él nunca la dejó ir, nunca dejó ir a ese pequeño ángel que tan graciosamente canta convenciéndose que lo hace divinamente, y aunque esa melodía choque contra los tímpanos adoloridos, su dulzura es lo que cuenta y saca un par de sonrisas. Mi milagro de invierno es su milagro de por vida, es difícil decir que esa criatura significa lo mismo para ambos, pero es evidente que cuando algo es permutado, no tiene el mismo significado para los dos. Me gustaría disculparme tantas veces, por buscar alegría en algo que directamente no me pertenece, porque fácilmente podría correr jugando a atrapar el viento, cosa que me ayudaría a buscar un pasatiempos, algo propio, un lugar personalmente privado donde nadie pueda entrar, pero es evidente que no está en mis manos. Él me miró mientras detenía el motor del auto y yo continuaba completamente ida hasta que besó mi mejilla y dijo que dejara de pensar porque se me quitarían los deseos de tomar café. Sonreí. Me miró. Me bajé del auto, y corrió hacia mí. Entramos abrazados a la cafetería tan delicadamente decorada. Nos sentamos, y su cara era tan obvia, su mirada pedía a gritos hablar de ella otra vez, su boca iba a pronunciar su nombre hasta que miró hacia el techo y dijo: "¿Cuántas veces hablo de ella? Intentaré controlarme, no pretendo aburrirte. Propón un tema". Sonreí nuevamente. Tomé el azucarero y le dije: "¿Te acuerdas cuando se disfrazó para Halloween de "Hada maléfica" y tú le dijiste que parecía una polilla?". Él se largó a reír, con una mirada tierna intentó agradecer. Ambos sabíamos que tanto su milagro de por vida, como mi milagro de invierno, con una mirada conseguía todo. Y claro...él nunca lo evitó. Recordábamos cada vez que él la observaba desafiante pensando "Sobórname con tu mirada frágil que no tarda más de dos segundos en partirme en corazón en mil pedazos". Y evidentemente, él no tardaba en ser emboscado por esa sonrisa tan dulzona y articuladamente cuerda.

Seré Lil' Miss Vixen solo para tí, buscaré en mi ropero una capa larga que me permita volar y un buen antifaz digno de "Ciudad gótica", o incluso mejor que eso. Y como te ríes tanto de esto...diré: "Poderes de los gemelos fantasticos...Actívense!".

(8)I love you like a brother and a friend I love you with my whole heart until it bends I love you like a lover until the very end...Even so(8)

(Título sacado de "Intenta amar" de La ley)

1 comentario:

Rafael dijo...

No puedo creer esto! (Admira mi ortografía tan bien cuidada ¿Ya?) Anoche antes de ir a dormir nosé porqué se me ocurrió pasar por aquí, nunca pensé que actualizarías denuevo, porque conociendote juajua pero nosé...estoy sentado frente al computador sin saber qué escribir...impresionado tal vez...nosé si es la palabra correcta. Y tú sabes que te presto mi milagrito de vida...la compartimos, tú sabes que sí, no puedo ser egoísta contigo. ¿Sabes? Me inspiraste mucho! Escribiría cosas lindas toda la noche, pero sería muy latero. Pero ROTITA! juajua igual te aburriré y escribiré hasta que corten la luz juajua, aunque lo dudo, hasta que se me funda la placa madre con sus circuitos (no puedo dejar de ser un nerd computín...disculpa por eso). Y aver...Where do I start? SE QUE ODIAS QUE ME LAS DÉ DE BILINGUE juajua pero I can't help it juajua...porque tu sabes que Io parlo (nosé ni como se dice italiano en italiano juajua con eso te digo todo...doy bote). A ver...recapitulando...te quiero tanto...me enamoré del texto, te juro que no soy llorón, pero me dio pena, mucha de hecho. Y seguirás siendo Lil' Miss Vixen para mí, ganemos o perdamos, porque tu intención es lo que cuenta, y yo sé que luchas de corazón a mi lado. Pensar que nos conocimos hace tanto, y hablamos tan poco a ratos, y después del episodio "Fast and the furious" juajua nos reencontramos, cuando Julie Cooper (tu mamá juajua) venía durmiendo en el asiento del copiloto porque estaba enferma y te deja manejando a ti (eso es desperdiciar una vida juajua...ES BROMA). Y siento que llegaste cuando todo comenzaba a complicarse en mi vida (YETA JUAJUA ES BROMA!) pero me ayudaste a sobrellevar todo. Pasé un susto enorme el jueves te juro! pensé que todo sería peor, casi "te vas cortina" juajua es que me dio tanta risa eso! PERO NO PUEDO REIRME DE ALGO ASI! Tan quemadita que saliste mi negra! Pero al menos estás bien, y haz reposo! No quiero que andes de "Finada" por la vida! juajua. Volviendo a lo relevante...te quiero tanto que no sabría decírtelo. Las palabras...palabras son...siempre dices eso y me encanta. Primera vez que te digo que te quiero, en realidad, primera vez que lo escribo. Algún día encontraré el momento preciso para decírtelo a la cara sin que te rías de mis chalecos "Snob" según tu juajua. Te quiero tanto, que podría escribirlo mil veces. Oh! No tengo más palabras...quedé como en blanco! Gracias por ser tan linda :D y tan tierna y por querer a la Pípi tanto como yo. Nunca te dejaré, y no dejaré que te vayas de mi vida tampoco (porque me has solucionado tantas cosas juajua) de verdad te contratare para mi firma de abogados juajua. Deberías poner un programa de servicio al país tipo "Aló Eli", aunque con lo dulce que eres a veces "Que mierda quiere señora?" juajua COMO OLVIDARLO es que nadie puede ser asi...solo tu y por eso te quiero tanto. La batera suplente blondamente innata juajua...amé mi regalo de santo (fue una excusa para la fiesta juajua)...la batera invitada...me gustó eso juajua...hacía años que yo no era el cantante invitado...tu sabes que ese grupo tiene menos plata que la billetera de la Marité (me encanta que la molestemos con eso...tan pecha que salió)y por eso siempre hay gente invitada...abusaron de mi voz y de tus brazos (SIN ROMPER BAQUETAS ESO SI JUAJUA).
Ya Negrita...me despido porque es tan tarde...que tengo sueño. Nos vemos cuando vuelva y te llevaré un café argento :D ESPERA SENTADAS LAS ENTRADAS PARA LAS SPICE juajua!

Te quiero mucho Maida...o Negra o los mil y un apodos que tienes :D

(8)I love you like a brother and a friend
I love you with my whole heart until it bends
I love you like a lover until the very end(8)

Rafael Salinas C.
(Faltó el rut abajo no más juajua)