miércoles, 21 de julio de 2010

Soy el rey del Bongo Bong

El lenguaje tiene una magia que me encanta, quizás por eso he descubierto paulatinamente que es el motor de mi vida, la pasión que me permite respirar, soñar, experimentar y proyectar mil sueños que tengo dando vueltas en mi cabecita loca.
Lo que tiene el lenguaje es que es muy preciso en ocasiones, puede ser “sí” o “no” y significa eso, no hay medias tintas, ni términos medios, o entendiste o simplemente eres un estúpido que usa su cabeza solamente para peinarse y mantener su pelo en buenas condiciones.
Lo otro que tiene el lenguaje es que es muy ambiguo, no puedes dar por sentado nada, porque sencillamente la obviedad es relativa: una niña puede no tener un marido pero sí una mujer, un hombre puede ser padre y madre a la vez, una hija puede ser la madre de la casa, alguien muy débil puede llorar de vez en cuando por las noches cuando recuerda a la persona que amaba y la vida le arrebató.
Suelo cansarme por los mil roles que debo cumplir, siento que comando todo desde mi lugar, ahí donde me refugio día tras día escondiendo mis pensamientos y olvidando mis miedos, donde solamente puedo ser yo, para posteriormente salir a la vida misma, fuerte, de pie, con la frente en alto y las manos llenas de llagas de tanto trabajar, de tantas cosas que realizar, de tantos roles que suplir.
♪Mama was queen of the mambo, papa was king of the Kongo deep down in a jungle (…) I’m the king of the Bongo Bong♪
Como reina del Bongo Bong, tengo privilegios pero también obligaciones (más que todo)
(Título sacado de "King of the bongo bong" de Manu Chao)

No hay comentarios: